La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Ésta es la isla en la que descanso cuando me deja el trabajo y donde, algún día, viviré permanentemente. Es la más noroccidental de las islas Canarias y, gracias a su situación, la mas verde y la única que tiene cursos de agua permanentes de todas las islas Afortunadas. Tiene unos 80 Km. de largo por, más o menos, 30 Km. de ancho y 2426 metros de alto. En el sentido estricto de la palabra tiene dos puertos, uno es el de Santa Cruz, su capital, en el lado Este, y el otro es el de Tazacorte en el Oeste. Puerto Espíndola, en el nordeste, es un refugio pesquero pequeñito pero muy recomendable para ir a comer. Ahí mismo puedes visitar Ron Aldea y, al ladito, el Charco Azul. Unas piscinas naturales donde bañarse y relajarse. Un poco más al norte están las de La Fajana con su faro, Punta Cumplida, convertido en un maravilloso hotel. Residen en la isla unas 80.000 personas. Las crisis, tanto españolas como mundiales, van mermando el número de habitantes. El centro de la isla lo ocupa la Caldera de Taburiente, Parque Nacional, un cráter de más de 8 kilómetros de diámetro que se ha formado por erosión y deslizamientos, con paredes verticales de más de 1.000 metros. La Palma es el lugar idóneo para andar, con una red enorme de senderos, para descubrir sus bosques vírgenes, para alucinar con Santa Cruz de La Palma recorriendo sus calles.  Gastronomía, vinos, no te puedes ir de la isla sin haber tastado una malvasía, paisajes y lugareños con sus costumbres. Nogales, Prois de Garafía, Roque de Los Muchachos, Los Tilos, Marcos y Cordero... Por algo la llaman LA ISLA BONITA.

En este enlace os dejo cómo organizaría yo una estancia de siete días en La Palma

Iré añadiendo fotos

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?